miércoles, 25 de mayo de 2011

Es curioso. Un día te levantas, como cualquier otro, has pasado un noche llena de pesadillas, y solo quieres que amanezca y salga el sol. Hoy ha sido un día malo, te derrumbas, lloras hasta que no puedas mas, y lo que recibes a cambio son palabras de ánimo, de él. Después de tantos días, por fin me has hecho recordar por que me fije en ti. Por qué estoy tan enganchada a ti. Tienes la formula exacta para hacerme sonreír hasta cuando quiero desaparecer, porque aparentemente a tu alrededor son problemas, problemas sin solución.
Gracias. Porque me haces ver más allá de todo esto. Sé que te voy a echar de menos, lo sé. También sé que te necesito para no derrumbarme de nuevo. Y que solo con decirme Estoy aquí, todo va a salir bien Solo con eso me haces plantearme un final feliz.
Te necesito por los días que has estado sin estar, dentro de mi.

2 comentarios:

  1. Me suena esa última frase, mucho mucho :)
    Sólo es un mal día, ya verás como mañana amaneces mejor y todo habrá pasado, ánimo!!

    ResponderEliminar

Gracias por comentar ;)